Médicos expertos dan recomendaciones para evitar el impacto de un rayo durante estas temporadas de lluvia


Una persona impactada por un rayo puede sufrir múltiples complicaciones de salud como quemaduras profundas, daño de órganos y tejidos, amputaciones de las extremidades e incluso la muerte debido a las arritmias cardíacas que ocasiona el paso de la corriente en el cuerpo humano. 

“La mayoría de las veces se trata de quemaduras de tercer grado, “estas heridas son difíciles de manejar y solo se deben tratar en una unidad de médicos y enfermeros expertos en el manejo del paciente quemado”, así lo afirma Adriana Caro, médica de la Unidad de Quemados del Hospital Simón Bolívar. 

A propósito de la temporada de lluvias y tormentas eléctricas por la que atraviesa el país, la experta da algunas recomendaciones para reducir el riesgo de ser impactado por este fenómeno climático y de qué hacer en caso de que caiga sobre una persona. 

Recomendaciones: 

  • Regla del 30/30: al momento de ver el impacto del rayo se debe empezar a contar los segundos hasta escuchar el trueno, si el tiempo es menor de 30 segundos significa que la tormenta eléctrica está a menos de 10 kilómetros, lo que aumenta el riesgo. El otro 30 de la regla hace referencia al tiempo que una persona debe esperar para retomar actividades al aire libre luego de presenciar una tormenta eléctrica, que deberá ser de mínimo 30 minutos 
  • No creer en mitos como que los zapatos de goma, hule o las llantas de los carros protegen a las personas. Que el rayo solamente cae si está lloviendo o que no dos veces en el mismo sitio. 
  • Si la persona está inconsciente debe ser reanimada por una persona que tenga conocimientos sobre reanimación rápida y debe ser llevada inmediatamente al centro de salud más cercano. No es cierto que, si lo tocan, les va a pasar corriente eléctrica. 

En un estudio realizado por Norberto Navarrete, Intensivista de la Unidad de Quemados del Hospital Simón Bolívar, llamado Lightning fatalities in Colombia from 2000 to 2009, se confirma que es más probable ser impactado por un rayo en zonas rurales que en ciudades, puesto que hay más espacios abiertos, casas inseguras y el desconocimiento de las prevenciones en las áreas rurales. Durante los nueve años estudiados, se registraron 757 muertes por descargas eléctricas en general. 

El estudio también incluye datos que demuestran que la manera más común de ser impactado por un rayo y morir es el mecanismo llamado “corriente a tierra”, en el que se explica que es cuando un rayo cae en la tierra y este se esparce, afectando a la persona que esté muy cerca del lugar; por esto, los profesionales recomiendan que, si una persona está realizando actividades al aire libre y escucha un trueno, lo mejor es buscar rápidamente un refugio seguro.