Colombia se duele ante la violencia desmedida del paro nacional


.

Por : Carlos Amaya

Frente a la situación crítica del país, con una reforma que se cayó y un Gobierno distante que retrocede en sus proyectos de Ley ante las marchas violentas que se presentaron en las principales ciudades de Colombia, la Especialista en Periodismo Político y Económico, Luz Adriana Martínez Rodríguez , nos cuenta sobre el panorama político que a traviesa actualmente la nación, ¿En medio de las marchas se evidencia vandalismo, a quién culpar por esta situación que vive en país?

No se puede culpar al gobierno de turno por no responder con anterioridad a las peticiones de un pueblo que pide justicia ante una reforma tributaria, la decisión se revirtió, entonces ¿quienes están detrás del atentado contra más de 18 Cai´s vandalizados en Bogotá?, No, realmente no está en el colectivo imaginario el que ciudadanos del común recurran a estos medios para hacer justicia por su propia mano.

En los videos que rotaron en las redes sociales por ciudadanos testigos de esta barbarie, se evidenció la mano criminal de grupos orquestados para tal fin que se dirigieron a 23 puntos de la capital para agredir a policías. El ataque fue directo, los videos mostraron a delincuentes quemando 18 Cai´s con más de 10 policías adentro, y este tipo de acciones vandálicas distan mucho de una sociedad en la que el común denominador son ciudadanos trabajadores que como petición marcharon pacíficamente, pero los hechos de la noche del martes 4 de mayo muestran otra realidad que evidencian como resultado del Paro Nacional una veintena de muertos y centenares de heridos. 

No se puede justificar tampoco los abusos atribuidos por la fuerza pública que se presentaron ante la violenta ola que ataca el país, tampoco se puede avalar el atentado contra los derechos humanos en los diferentes hechos ocurridos en el Paro Nacional, simplemente un rotundo No grita el mundo, artistas, personajes políticos, medios de comunicación que volcaron su mirada hacia Colombia para decir no más violencia.

Definitivamente la mejor opción es recurrir al diálogo y el Presidente Duque en su discurso dirigido a los colombianos por cadena nacional, reafirmó que era inadmisible los atentados contra la nación y aseveró que los culpables del atentado contra la paz y las instituciones debían responder ante la justicia. Ese llamado al orden del Presidente parecía un llamado de atención tardío luego de horas de violencia sin pronunciarse al país, por lo que recurrió a generar mecanismos para escuchar a la ciudadanía.

¿Las marchas están infiltrados sectores como las disidencias de la FARC?,

Hacer esa aseveración sería irresponsable, creo que en los videos que se han rotado en los diferentes medios de comunicación y en las redes sociales, dejan ver entre la multitud de manifestantes a ciudadanos que con experticia y sin temor alguno disparan al aire o a quienes sin cautela han sido parte de estas manifestaciones sociales, atentan directamente contra la institución de la policía y así dejan ver que son crímenes orquestados por células vandálicas.

Pero creo que las bacrim hacen presencia en estas protestas para delinquir, porque no solo son los atentados contra la vida, contra los derechos humanos, contra las instituciones, contra los establecimientos de comercio, contra los mismos ciudadanos que inadvertidos reciben el pago de la violencia, la muerte. Desafortunadamente, también se recurrió al robo y aprovechando una protesta desmedida que vive el país, se generaron focos de anarquía en una Colombia enardecida por justicia.

¿La estrategia de las marchas es buena para cambiar decisiones que parecen ir en contra de los colombianos?

Los medios de comunicación en el mundo registran a Colombia en un mal momento, un tiempo de crisis, una violencia que anteriormente se registraba a nivel rural, pero que hoy se hace sentir en las calles de las principales ciudades: Cali, Medellín, departamentos como el Meta y por supuesto la capital del país sumergida en protestas, a la que se sumó también el gremio de taxistas. Lo lamentable es que algunos colombianos han evidenciado que hacer protestas, no es el resultado, pero si éstas tienen el ingrediente de la violencia, con personas asesinadas, vandalismo y anarquía, se convierte en todo un ingrediente nefasto para la ciudanía pero que definitivamente logra mover el gobierno del Presidente Duque, quién se vio en la necesidad de desistir con la Reforma tributaria en este paro nacional.

¿El proceder del Presidente Duque, fue acorde a las necesidades del pueblo colombiano?

Lo hechos muestran que el resultado fue negativo, porque no solo cayó el proyecto de la Reforma Tributaria que buscaba trámite legislativo en el Congreso, también salió su Ministro Alberto Carrasquilla y de paso quienes aportaron a la argumentación del mismo, y para sumar a esta lista los ciudadanos que en medio de las manifestaciones fueron asesinados como consecuencia más de una veintena de muertes en un Paro Nacional que logró doblar la mano del Gobierno a su favor.

Un Presidente que luego de guardar silencio, determinó hacer un diálogo con todos los sectores, buscando como alternativa la conciliación, característico de sus discursos, pero que desafortunadamente al tratarse de marchas violentas le da un espacio muy amplio para que grupos violentos hagan de las suyas con el país, para luego reaccionar ofreciendo un escenario para escuchar a los ciudadanos, situación que considero contraproducente para las instituciones y el pueblo colombiano, esperar muertes, desmanes y llegar al límite, para luego buscar una solución dando lugar a las sugerencias de los ciudadanos, es una estrategia que se puede revertir.

No le ha funcionado la toma de decisiones radicales sin pensar en la opinión pública y basado en un papel muy bien argumentado con cifras, pero que generar escozor cuando se trata de tocar el bolsillo de los colombianos, deja mucho que decir de un país que adolece de una economía fluctuante. Un paso en falso que llevó al Ministro Carrasquilla a renunciar a su cargo frente a un pueblo que reclamó no solo con piedras, también con armas, con muertes y vandalismo.

Es allí cuando se levantan los líderes sociales a exigir un pliego de peticiones que distan de la visión del Gobierno y que pone en aprietos a un presidente que se levanta a hacer un llamado al orden que mostró no prever, aparentemente no tener un plan B para este tipo de situaciones de orden nacional.

¿Cuáles cree que será los resultados de este Paro Nacional?

R: Los resultados de estas protestas se verán reflejadas en el resentimiento colectivo, algunos perdieron un integrante de la familia por la violencia, otros recibieron las heridas de esta guerra al ser vandalizados sus establecimientos comerciales, otros irremediablemente recibirán el castigo de la justicia por querer sembrar la anarquía y finalmente algunos serán atacados por el COVID19, en el país del olvido, en el que el paro nacional les dio amnesia, “dejando de un lado la pandemia mundial”, en un país en el que solo el 3,5% de personas han sido vacunadas, cerca de 65.609 habitantes del territorio nacional. Sí cifras desalentadoras.

Pero hoy el mundo se ha manifestado a traves de las redes sociales y los medios de comunicación para decirle a nuestro país, no más violencia, la Paz es necesaria, no más muertes, ya fue suficiente con escapar y escabullirse del COVID19. El mundo lucha por sobrevivir, y busca enviar mensajes de esperanza, con el único anhelo de que Colombia sea pronto la protagonista de buenas noticias.