Bogotá NO está preparada para enfrentar un terremoto


Bancada MIRA advierte que localidades de Bogotá ubicadas con más riesgo sísmico no cuentan con fuentes de inversión.

El Distrito Capital se encuentra ubicado en una zona de amenaza sísmica intermedia; sin embargo, la percepción de movimiento es catalogada como “muy fuerte”, y no se encuentra preparada para enfrentar un terremoto, pese a los enormes esfuerzos que ha hecho la Administración para conseguirlo, advirtieron las concejalas Luz Mireya Camelo y Olga Victoria Rubio Cortés del Partido MIRA.

“De acuerdo a los informes, las zonas más vulnerables de la ciudad son las ubicadas en el piedemonte de la ciudad, como Usaquén, Suba, Chapinero, Santa fe, la Candelaria, San Cristóbal, los Mártires, Antonio Nariño, Rafael Uribe Uribe, Usme, Tunjuelito y Ciudad Bolívar, estas 3 últimas, son las más propensas a sufrir pérdidas y daños, donde la mayoría de ciudadanos son de escasos recursos”, señaló la cabildante Rubio.

Sin embargo, “vemos con asombro que algunas de ellas no cuentan con una línea de inversión para enfrentar eventos sismológicos y lo que llama poderosamente la atención es que están sin recursos para la presente vigencia aunque son las que presentan mayor vulnerabilidad sísmica en sus edificaciones tales como La Candelaria, Tunjuelito y Santafé” expresó la concejal Camelo.

Además, hemos encontrado que “el Distrito ha realizado simulaciones de los daños que ocurrirían solamente a viviendas. En Bogotá hay alrededor de 944.690 construcciones, por valor de 227 billones de pesos aproximadamente y el costo de los daños en edificaciones podría ascender a los 62,39 billones de pesos en el peor evento, eso es lo que nos podría costar un sismo”, agregó la concejal Rubio.

Por su parte la concejal Camelo aseguró: “de los 33.362 profesores del Distrito, tan sólo 4660 sabrían cómo reaccionar a un evento de sismo, recordemos que son los docentes los que tienen a cargo a nuestros niños y que ellos deben tener el conocimiento para resguardarlos. Así mismo, desconocemos si los 18.211 estudiantes en condición de discapacidad que hay en colegios distritales saben qué hacer antes, durante y después de un sismo.

Las condiciones de ubicación y estructura del suelo de Bogotá exigen que deba estar más preparada para éstos eventos, y por su parte, se debe evaluar el papel de las Alcaldías Locales en la mitigación y respuesta a los riesgos generados por los sismos.”.

Por último,” la bancada de MIRA le propone a la Administración que el Distrito contrate pólizas para asegurar daños ante eventos sísmicos en los edificios públicos, financiar los gastos del evento sísmico en estratos 1 y 2, y que se le dé la opción a los interesados para que hagan lo propio con los inmuebles privados, caso en el cual sería el encargado de recaudar la prima de aseguramiento a través del recibo del impuesto predial o mecanismos similares”, finalizó la concejal Rubio Cortes.