Los seis complejos de páramos que atraviesan Cundinamarca tendrán nuevos cuidadores.


Su labor será reconocida y certificada el domingo 31 de marzo, a las 2pm, en el municipio de Santandercito, Finca Campamento Bochica.

40 Guardapáramos Voluntarios de Cundinamarca, capacitados por la RAPE Región Central tendrán la misión de adelantar acciones para proteger y conservar los ecosistemas de Guerrero, Chingaza, Sumapaz, Los Picachos, Rabanal Río Bogotá y del Altiplano Cundiboyacense.

La RAPE, además, apoyará sus mejores iniciativas dirigidas a la protección del medio ambiente, con recursos técnicos y financieros, que les permita implementarlas.

Estos GuardaPáramos recibieron talleres de liderazgo, innovación, empoderamiento, protección y cuidado de las fuentes hídricas, herramientas que aplicarán con su comunidad y los visitantes que llegan a los páramos.
Estos cuidadores fueron seleccionados de un grupo de 500 aspirantes de los departamentos de Boyacá, Tolima, Cundinamarca y Meta y Bogotá D.C quienes han trabajado en la defensa y sostenibilidad de estos ecosistemas, el agua y el medio ambiente.

Luego de recibir sus diplomas, emprenderán un nuevo reto, que contará con el apoyo de la RAPE, para liderar iniciativas que contribuyan con la protección de los páramos: “brindaremos la asesoría necesaria para que estos hombres y mujeres puedan consolidar sus apuestas ambientales, a través de transferencia de conocimiento, logística, financiamiento o apoyo en la gestión y fortalecimiento técnico”, anunció Fernando Florez, director de la Región Central.

Sus iniciativas se desarrollarán en los 15 complejos de páramo que comprenden la Región Central del país, donde se tomará como base el impacto positivo en las comunidades, el cuidado y la restauración de los páramos, la articulación hídrica regional, la protección de la biodiversidad, y las medidas para mitigar el cambio climático, entre otros.

El proyecto Guardapáramos de la RAPE Región Central, la primera entidad pública de carácter regional, que busca fortalecer las iniciativas ambientales en pro de la conservación de estas fábricas de agua y vida, cuentan con el apoyo de las gobernaciones del Centro del país y la Alcaldía de Bogotá.