Teatro en Cajicá este sábado, Santa Sofía de la piedad, narración escénica ilustrada


El próximo sábado 24 de Noviembre, en Pasionatte, Cra 3 # 2-35 – Cajicá se presentará “Santa Sofía de la Piedad – Historía de una mujer silenciosa”. Pasionatte es un espacio que busca promover las artes en Cajicá. Fue creado por Carolina Vargas hace ya un año y continuando con su labor de divulgación este sábado presenta por primera vez una narración escénica ilustrada. Una obra para chicos y grandes. Para los amantes del teatro, la pintura, la ilustración, y García Márquez.

Esta obra de la artista plástica Marta Sandoval hace parte de El “Teatro Modular de la Memoria” está integrado por artistas profesionales procedentes de diferentes experiencias creativas, unidos por la pasión y el placer de construir historias teatrales y de adentrarse en las prácticas escénicas contemporáneas. Desde la autonomía individual, desde la memoria de sus integrantes, desde las diferentes visiones del mundo y del arte y dentro del concepto de autogestión, se proponen la puesta en escena de trabajos teatrales ensamblados a partir de módulos individuales. Como colectivo es un lugar de puertas abiertas donde los integrantes trabajan cooperativamente. Para producir espectáculos.

De esta experiencia nace el monologo de la artista Marta Sandoval quien realiza el montaje sobre uno de los personajes de Cien Años de Soledad, Santa Sofía de la Piedad.
La obra es una narración oral escénica ilustrada, basada en un personaje de Cien años de Soledad: Santa Sofía de la Piedad, titulada “Historia de una mujer silenciosa”, trabajo en el cual se va narrando la vida de esta mujer mientras se va elaborando el dibujo que ilustra la palabra.
Santa Sofía de la Piedad, en la obra de García Márquez, desempeña el papel de la esposa sumisa de José Arcadio (Arcadio) y la abnegada madre de Remedios la bella y de los gemelos Aureliano Segundo y José Arcadio Segundo.

Santa Sofía de la Piedad, “la silenciosa, la condescendiente, la que nunca contrarió ni a sus propios hijos”, pertenece a esa horda de mujeres centinelas de sus propias miserias, porque no fue capaz de oponerse a las determinaciones de sus padres ni a la cosificación de la cual fue objeto durante su larga permanencia al servicio de la familia Buendía.

El relato tiene una duración de 40 minutos y se va plasmando en cinco cuadros relacionados con lo que se está contando, los mismos que van quedando uno a uno en exposición para el púbico, y a la vez van conformando el espacio escénico.

Los Esperamos- Pasionatte – Cra 3 # 2-35 – Cajicá