El tiempo como valor de lo público


Por Fernando Grillo
Director de Función Pública

Para muchos, la administración del tiempo es una ilusión que se define según la manera de ser y de vivir de cada individuo, de cada ciudadano. Sin embargo, en la administración pública, el tiempo es uno de los recursos más importantes, no sólo por tratarse de un bien imposible de recuperar, también porque se ha convertido en una forma de medición que permite evaluar el desempeño de los Estados.

Hoy juzgo necesario hacer un alto para realizar una breve rendición de cuentas de las tareas adelantadas por Función Pública en estos primeros cien días de Gobierno del presidente Iván Duque, que permita dibujar una imagen clara de los desafíos de la gestión pública a lo largo de este tiempo.

Para empezar, deseo referirme a un logro que se convirtió en un verdadero reto para el Estado colombiano en los últimos días: la campaña ‘Estado Simple, Colombia Ágil”, un ejercicio de promoción y participación ciudadana que facilitó a los ciudadanos (y a los empresarios) dar a conocer los trámites que les parecen más engorrosos, las normas de alto impacto que deben mejorarse, y aquellas obsoletas que podrían eliminarse.

Dicho acercamiento con la ciudadanía nos permitió recibir, en octubre, más de 6.000 propuestas para mejorar trámites, normas obsoletas y de alto impacto, y lograr que por fin el ciudadano deje de ser el mensajero del Estado, todo un reto que hemos asumido desde el Gobierno.

Por otra parte, quiero contarles que en estas 15 primeras semanas y siguiendo la línea de innovación propuesta por el Presidente, es para mí un orgullo anunciar la celebración del Premio Naranja a la Innovación Pública, el cual será entregado por el propio Jefe de Estado el próximo 11 de diciembre en la Casa de Nariño.

Se trata de la nueva versión del tradicional Premio Nacional de Alta Gerencia que se entrega desde hace más de 20 años a las mejores experiencias de gestión pública y que, esta vez, premiará las experiencias de gestión más innovadoras que hay al interior de nuestras entidades.

Dentro de esta misma línea de innovación debo resaltar la creación del Viceministerio de Industrias Creativas y Economía Naranja y del Consejo Nacional de Economía Naranja (CNEN), instancias encargadas de diseñar, implementar y evaluar las políticas integrales de Economía Naranja al interior del Gobierno.

Así mismo, y durante todo este tiempo, ha sido prioridad para el Presidente y para Función Pública la expedición de un decreto que fomente y exija la excelencia como característica principal para el ingreso al empleo público, específicamente en lo relacionado con la selección transparente de los cargos directivos de las instituciones del Estado a nivel regional.

De hecho, Función Pública lidera las políticas de Estado de empleo público, fortalecimiento, gestión y desempeño institucional, y de participación, transparencia y Servicio al Ciudadano, temas prioritarios para nosotros durante estos primeros cien días.

Pero no solo hemos trabajado por recuperar la confianza del ciudadano en el Estado, también nos comprometimos a emplear cerca de 12 mil personas con discapacidad para los próximos cuatro años.

Según el Sistema de Información y Gestión del Empleo Público (SIGEP), en la actualidad existe 1.913 servidores públicos con algún tipo de discapacidad, lo que equivale a un 0.16% del total de trabajadores estatales, porcentaje que amerita la ejecución inmediata de un programa de inclusión y diversidad laboral en todas las entidades públicas del país.

No puedo dejar sin mencionar a los jóvenes del país que, en los últimos días, tuvieron la oportunidad de acceder a las becas del programa curricular de Administración Pública Territorial ofrecido por la ESAP en lugares como Santa Marta (Magdalena); Tierralta (Bolívar); Valledupar (Cesar); Caldono (Cauca); Belén de los Andaquíes (Caquetá); Chaparral y Planadas (Tolima), y Orito (Putumayo).

Habría que agregar la firma del acuerdo de acercamiento con la República Popular de China, una de las 20 economías más importantes del mundo según el Índice Mundial de Innovación 2018, para que servidores públicos, investigadores y docentes de la ESAP puedan recibir capacitación en el país asiático, así como la buena noticia de la elección de Colombia como tercera vicepresidencia del Consejo Directivo del CLAD.

Finalmente, debo admitir con franqueza que ninguno de estos logros es, en sí mismo, una meta cumplida sino todo lo contrario. Por eso, para este Gobierno, cada día es una carrera contra el tiempo que no puede dejar en el camino la importancia de servir siempre con eficacia, innovación y transparencia.