Distrito lanza el programa de gestión de la velocidad


Luego de que la ciudad adoptó la política de seguridad vial “Visión Cero”, que establece que ninguna pérdida de vida en el tránsito es moralmente aceptable, la Secretaria Distrital de Movilidad, a través del desarrollo del Plan Distrital de Seguridad Vial, ha enfocado sus esfuerzos en la reducción de muertes en las vías.

En el 2017, Bogotá fue la ciudad líder en reducción de muertes salvando 39 vidas en las vías. Sin embargo, durante el mismo año, 546 personas murieron por siniestros de tránsito en la ciudad, de los cuales el 94% eran usuarios vulnerables

de la vía. De estos, 272 fueron peatones (un 50%), 182 motociclistas y parrilleros (33%), 59 ciclistas (un 11%), 18 pasajeros (3%) y 15 conductores (3%).

Por otro lado, estudios observacionales de la Universidad Johns Hopkins, aliado de la Iniciativa Bloomberg para la Seguridad Vial Global, demostraron en el 2015 que cerca del 40% de los vehículos excedían los límites de velocidad establecidos en las vías de la ciudad.

Desde la perspectiva ciudadana, no existe conciencia frente a esta problemática, que es imperceptible y letal. Seis de cada 10 personas consideran que, al conducir a alta velocidad, llegarán màs rápido a su destino; cinco de cada 10 consideran que la velocidad genera adrenalina y es emocionante.

Y es que el exceso de velocidad no es percibido por nuestros cuerpos, tampoco es calculado por nuestros sentidos, los cuales se ven afectados a mayores velocidades, por ejemplo, el campo visual disminuye.

Además, el exceso de velocidad aumenta el nivel de gravedad de los siniestros. Un peatón que es atropellado a 50km/h puede tener consecuencias equivalentes a ser empujado desde un 3° piso. Estos son solo algunos de los datos que demuestran que en Bogotá se deben gestionar los límites de velocidad, como el mayor factor de riesgo en la pérdida de vidas durante un siniestro.

En qué consiste el Programa de Gestión de la Velocidad

Entre septiembre y diciembre de 2016 se llevó a cabo una prueba piloto en la Av. Boyacá el corredor más crítico de siniestralidad. La estrategia consistió en la instalación de 31 puestos de control al exceso de velocidad, la imposición de 633 órdenes de comparendo y la implementación de 26 señales informativas que anunciaban las zonas controladas por radar.

Con los hallazgos de esta prueba piloto y las razones expuestas anteriormente se diseñó el Programa de Gestión de la Velocidad que tiene como objetivo promover la gestión de límites seguros en la vía, a través de infraestructura, control y educación.

Con el Programa de Gestión de la Velocidad de Bogotá, se podrán evaluar los límites actuales de velocidad según la función, el entorno y las características operativas de la vía. Además, el Programa propone diferentes acciones en infraestructura como intervenciones desde las zonas barriales, zonas comerciales y vías arteriales.

Una de las estrategias que generarán mayor impacto en reducción de siniestros, a nivel de vías arteriales, donde ocurren los mayores siniestros letales, es la regulación de velocidades. “Se han identificado 5 corredores viales en la ciudad que, por las características del entorno, necesitan gestionar velocidades seguras a 50 Km/h. Con esta medida tenemos certeza que salvaremos cada año más de 58 vidas” afirma Juan Pablo Bocarejo, Secretario de Movilidad del Distrito.

Las vías donde se implementará esta medida son: Av. Ciudad de Cali, Av. Boyacá, Carrera 68, Calle 80 y Av. De las Américas, corredores que sumados no superan la extensión de 82 Km. En el 2107 en estos mismos 5 corredores, se presentaron 140 muertes en las vías (una de cada 4 en la ciudad), lo que representó a la ciudad aproximadamente 142.000 millones de pesos en costos.

Cámaras “Salvavidas”
Como parte de la gestión de la velocidad, la Secretaria Distrital de Movilidad, siguiendo los lineamientos del Gobierno Nacional, ha trabajado en la incorporación de los elementos de Detección Electrónica de Infracciones para una gestión, hecho que se hará realidad en los próximos meses.

El programa contará inicialmente con 44 cámaras, qué estarán ubicadas en zonas de alta siniestralidad de la ciudad, buscando reducir el número de víctimas, fatales y heridas, que resultan por el incumplimiento de normas, como es el caso del exceso de velocidad.

Estas cámaras grabarán de manera continua las 24 horas del día, los siete días de la semana, generarán datos e impondrán comparendos a los conductores que incumplan las normas de tránsito.

Las cámaras se instalarán en los corredores con más alta siniestralidad
Gracias a los análisis de siniestralidad, excesos de velocidad y condiciones de riesgo que realiza la Secretaria de Movilidad, se han podido identificar sectores, tramos y puntos críticos de Bogotá, lo que ha permitido determinar la ubicación de las cámaras de detección electrónica de infracciones, de acuerdo con la reglamentación del Ministerio de Transporte.

Uno de los corredores que más alta siniestralidad presenta, es el de la Avenida Boyacá, donde el año pasado perdieron la vida en siniestros de tránsito 59 personas, convirtiéndolo en el corredor más peligroso de Bogotá. En esta vía se instalarán aproximadamente 7 cámaras de detección de velocidad.

Más controles a la velocidad
Así mismo, la ciudad realizará un esfuerzo triplicando los puestos de control policial que se llevan a cabo por día. “Nuestro objetivo es generar conciencia en los conductores con el fin de desestimular que se adopte este comportamiento de riesgo. Por ello haremos los puestos de control más visibles que estimulen el cumplimiento de la norma”, afirma Juan Pablo Bocarejo, Secretario de Movilidad.

A partir de esta semana los ciudadanos encontrarán en las vías de la ciudad globos informativos, visibles a larga distancia, que acompañen los puestos de control.

Esta nueva estrategia de control, implica ampliar el esquema de operativo de la Policía. En Bogotá ciudad se han duplicado los puestos de control, tan solo entre enero de 2016 y agosto de 2018 la ciudad ha contado con más de 1.000 puestos de control de exceso de velocidad, imponiendo cerca de 16.200 comparendos.

A su vez se han capacitado más de 1.500 policías de tránsito en control justo y participativo, en operación de equipos y aplicación de puestos de control de velocidad y embriaguez.

Gestión de velocidades seguras
Bogotá cuenta con un equipo de auditores en Seguridad Vial, quienes trabajan diseños seguros en la ciudad. Más de 87 km de nuevas troncales cuentan con criterios de seguridad vial en sus diseños, más de 79 Km de vías han sido inspeccionadas.

La prioridad es proteger a los niños, por ello desde la Secretaría de Movilidad se gestionan velocidades seguras en los entornos escolares a través de pacificaciones viales y diseños seguros e innovadores que estimulen la conducción a baja velocidad (30 km/h). Estas medidas buscan posicionar al peatón como el actor principal de las vías locales.

Por lo anterior, Bogotá cuenta hoy con más de 2.220 nuevas zonas escolares, beneficiando a comunidades educativas, niños, niñas y adolescentes. A la fecha se han demarcado 3.100 zonas 30 y cerca 2.130 dispositivos de velocidad y tráfico calmado han sido instalados. Así mismo, la ciudad ha recuperado y transformado más de 4.500 m2 de espacio público para los peatones, el cual era usado anteriormente como parqueo ilegal.