De 325 muertes maternas ocurridas en colombia en 2016, 42 fueron por hemorragias


En Colombia la probabilidad de morir por una causa materna durante la vida reproductiva de una mujer es de 1 en 460 mujeres.

El más reciente informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS)2 revela que, en 2015, alrededor de 300 mil mujeres murieron por complicaciones durante y después del embarazo en todo el mundo. El mismo estudio señala que sobre las causas de más de 60.000 defunciones maternas en 115 países, las hemorragias durante y después del embarazo fueron responsables del 27 por ciento del total de muertes.

“Cuando un médico atiente a una madre gestante en los controles prenatales, debe identificar los riesgos que la puedan poner en riesgo tanto a ella como a su bebé. En algunas zonas apartadas de Colombia, el acceso limitado a estos servicios impide el seguimiento adecuado del embarazo. Hablar sobre hemorragia obstétrica y sus riesgos nos ayuda a educar a las mujeres y quizás salvar las vidas de madres, especialmente aquellas que carecen de acceso cercano a servicios médicos” afirmó la Dra. Luz Adriana Aristizabal, Directora Médica de Vitalis.

Adicionalmente se estima que, alrededor del 99 por ciento de las muertes maternas ocurren en países en vía de desarrollo2. Más de la mitad se presentan en África Subsahariana y poco menos de un tercio en Asia Meridional. Las muertes son más frecuentes en entornos de vulnerabilidad y contextos de crisis humanitaria. La tasa de casos de mortalidad materna en los países en desarrollo durante el 2015 fue de 239 por 100.000 nacidos vivos, mientras que en los países desarrollados este indicador se ubicó en 12 por 100.000 nacidos vivos.

En Colombia, de acuerdo con el Instituto Nacional de Salud (INS), en 2016 se notificaron al Sistema de Vigilancia en Salud Pública (SIVIGILA)3 325 casos de muertes maternas durante el embarazo, el parto o los 42 días siguientes a la terminación del embarazo, lo que corresponde a una razón de 49 casos por 100.000 nacidos vivos. La segunda causa de muerte son las complicaciones hemorrágicas con el 13 por ciento de los casos. La entidad territorial que reportó mayor cantidad de casos fue Antioquia con 11,4 por ciento, seguida de la Guajira con 9,2 por ciento, Bogotá y Nariño con 7,1 por ciento.

“Muchos de los casos de muerte en madres gestantes son prevenibles si se identifican tempranamente alteraciones del embarazo; principalmente las mujeres más propensas a presentar esta condición son aquellas que han tenido varios partos, que tienen algún trastorno de coagulación o del sistema inmunológico, las adolescentes o aquellas que no han tenido el control prenatal adecuado” agregó la Dra. Luz Adriana Aristizabal.

Adicionalmente, el mismo reporte del Instituto Nacional de Salud (INS) indica que durante el año 2016 se reportaron 20.198 episodios de morbilidad materna extrema, es decir, de complicaciones severas que no necesariamente terminan en la muerte. De estos casos el 14,5 por ciento corresponden a causas asociadas con hemorragias obstétricas.
Asimismo, hasta el 21 de octubre de 2017, se presentaron 276 muertes maternas en Colombia, mostrando un comportamiento muy similar al de los años 2015 y 2016 con una razón acumulada de 41,8 casos por 100.000 nacidos vivos4.

Para el Dr. José Antonio Rojas, Médico e Investigador activo de Colciencias en temas relacionados con complicaciones del embarazo, “desde el punto de vista de muerte materna por hemorragia, siempre se ha considerado como una causa ´evitable y prevenibleˋ, ya que siempre, al hacer auditoria de los casos se evidencia manejo subóptimo y déficit en la calidad de la atención”. Manifiesta además que, “si bien la muerte secundaria a una hemorragia posparto es una condición ´prevenibleˋ, es importante saber que hay factores que hacen mayor la probabilidad de presentar este evento, como la anemia durante la gestación, embarazos múltiples, desnutrición materna e inducción del trabajo de parto, además de otros riesgos. Sin embargo, toda mujer puede presentar una hemorragia posparto, por lo que durante las primeras 24 horas de esta etapa, es importante estar pendiente de signos indirectos como cualquier cantidad de sangrado que se considere anormal, presencia de mareo, palpitaciones, sudoración y dolor creciente en la parte baja del vientre”.