Éxito en asistencia y presentaciones de alto impacto arrojó la XIV Reunión Técnica Nacional de Palma de Aceite


Con el enfoque “Innovación tecnológica: Estrategia para la competitividad de la agroindustria palmera, la Reunión Técnica Nacional (RTN), considerada el evento académico nacional más representativo del sector palmero, cerró con broche de oro su jornada de tres días de renovación del conocimiento, orientado a aplicarse en las plantaciones de los productores participantes y a garantizar un trabajo juicioso hacia una agroindustria sostenible.

Con una asistencia de más de 1.100 participantes, 44 presentaciones de alta calidad e impacto y 50 posters exhibidos que muestran los principales avances logrados en el desarrollo del sector palmicultor, concluyó con éxito la XIV Reunión Técnica Nacional del palma de Aceite, realizada entre el 26 y 28 de septiembre en Corferias, Bogotá, expresó Alex Cooman, Director General de Cenipalma, al tiempo que precisó que “invertir en áreas como investigación y extensión es proteger y potenciar el futuro del sector palmero colombiano”.

En este sentido, Alexandre Cooman explicó que la investigación e innovación en la agroindustria palmera juega un rol clave en el desafío de alimentar la población creciente en el mundo, proteger el medio ambiente y ofrecer nutrición balanceada y de calidad, y destacó la participación de las empresas del sector, de las plantaciones, plantas de beneficio y biorrefinerías, en todos los procesos de innovación del gremio así como su presencia en esta RTN con un nutrido número de presentaciones a su cargo.

Dijo que el sector tiene múltiples retos para mantener y mejorar su competitividad y éstos se convierten en oportunidades de innovación en todos los eslabones de la cadena de la agroindustria de la palma de aceite.

A su vez, Jorge Alonso Beltrán, Director de Extensión de Cenipalma y Coordinador de la RTN, manifestó que si bien hay oportunidades de innovación con tecnologías ya existentes, como la aplicación de Mejores Prácticas Agrícolas (MPA), hay gran potencial con la aplicación de nuevos desarrollos.
Señaló que existen grandes posibilidades de trabajo colaborativo en innovación en el modelo Universidad –empresa –Cenipalma a través de de las Universidades nacionales e internacionales y terminó exponiendo “que la RTN es el encuentro dónde se comparte conocimiento, no solo del centro de investigación a los palmicultores, sino también de palmicultor a palmicultor, y este contacto es sumamente valioso porque es la apropiación social del conocimiento”.

Alexandre Cooman, Director General de Cenipalma enfatizó que “el gremio palmicultor cuenta con un importante conocimiento de cómo se deben ejecutar los procesos para lograr buenos resultados y el gran reto es que un porcentaje cada vez mayor de los productores acojan estas prácticas”.
“Es preciso contar con indicadores agronómicos y de tecnología que es necesario medir para saber cómo estamos y tomar oportunamente los correctivos que nos permitan llegar a cultivos muy productivos”, ejemplificó el directivo.

Reflexiones sobre mejores prácticas para una agroindustria sostenible

En lo que respecta a reflexiones que surgieron durante el desarrollo de la RTN, los directivos de Cenipalma compartieron las siguientes: Programar y estudiar acciones y actividades antes de ejecutarlas, realizar mejores y oportunas prácticas, llevar indicadores relevantes que permitan saber cuál es el impacto y hacerle seguimiento a lo esencial y tomar en consideración datos ciertos y medidos, para evitar especulación.

Igualmente, en el marco de la RTN, se recalcaron algunas de las buenas prácticas que todo el sector debería acoger, siendo éstas: manejo de riego así como de drenajes, seguimiento oportuno de la sanidad, establecer coberturas con leguminosas y arvenses, fertilización adecuada, realizar labores oportunamente, cuando se presenten problemas sanitarios aplicar las tecnologías conocidas y probadas porque “es mejor hacer que dejar de hacer.

El Director General de Cenipalma subrayó finalmente: “debemos trabajar para tener un cultivo biodiverso, amigable con el medio ambiente, con
lo social, con lo laboral y por supuesto rentable”.

“Adelantar los procesos bien, implementando las mejores prácticas en el cultivo, teniendo en cuenta los componentes ambiental, social y económico, deberían ser la base de cada sistema productivo, lo que como consecuencia, generaría obtener un reconocimiento con las diferentes certificaciones vigentes”.

Por último se refirió a la implementación de la estructura de unidades de asistencia técnica ambiental y social, que permitirá la organización de los pequeños y medianos productores para su inclusión en el mercado de aceite de palma sostenible.